martes, 24 de abril de 2012

Aula a la deriva, Kazuo Umezz(u)

Me da miedo hablar sobre cómics que me gustan mucho y respeto, por eso no hice un comentario sobre Dragon Head hasta hace poco y por eso hay miles de cómics que me flipan y aún no he hablado de ellos. Pero estamos aquí para romper con esas mierdas, por eso hoy me aventuro a hablar de esta pedazo de maravilla. Por eso y porque me acabo de terminar mi segunda lectura de él.


Portada del nº1 de Ponent Mon, si señores, ESTA EDITADO EN ESPAÑOL SII



Algunos sabréis que Aula a la deriva es el clásico de manga de "terror" (sigo sin sentirme cómoda con esta categorización) por excelencia. Dicen las malas lenguas que con esta obra se inició toda la locura que nos compete en este mi blog, en el que sin poder evitarlo, el manga de terror es el protagonista mayoritario. Si señores, posiblemente sin Kazuo-jefe Umezz, este género sería muy distinto, igual no, que mas da. Que mal se me dan estas cosas, en fin, prosigamos.


Menudo percal primo.
Sho es un rebelde niño de sexto de primaria que, tras haber discutido con su madre y haberla dicho que ojalá nunca la volviera a ver, va al cole. Y aquí se acaba la historia. Que nooo! Durante la primera hora de clase, hay un fuerte terremoto y cuál es su sorpresa, al ver que todo lo que hay alrededor del colegio ha desaparecido y solo hay desierto. Lo mismo ocurre en el "mundo real" a la inversa, donde antes estaba el colegio hay un socavón y nadie puede explicarse qué ha pasado. La madre de Sho esta desesperada y es todo muy dramático. Por su parte Sho también esta to depre, porque mira tú lo que le ha dicho a su madre el alma cándida y ahora no sabe cuándo va a poder volver a verla. Aquí empieza la historia realmente, en ella, Sho relata a forma de diario a su madre lo que ocurre en el cole. Los adultos se vuelven locos y acaban desapareciendo menos uno, que es un cabronazo, el colegio se convierte en una sociedad llevada por niños, que a duras penas pueden sobrevivir y se lían unas que ni te cuento.
Es un no parar, si tuviera que resumirlo en pocas palabras sería algo así:

"Ahhhhh! Shooo!! Noooo! Un monstruooo! Noooo! tengo hambre!!! nooooo! ahhhhhh! GASP (que alguien me explique esta onomatopeya)."

Y así todo el día.

Y es que el manga no te da ni un respiro durante los 11 largos tomos. Aún así, merece tanto la pena! Te mantiene enganchadísimo en todo momento y en un estado de alerta máxima. Qué ocurrirá luego? qué monstruo mutante les atacará? encontrarán el agua? se mataran entre ellos? Podrán regresar a su mundo? Pasa de todo, cosas hiper surrealistas y cosas no tan surrealistas, porque hay algo de este cómic que me gusta sobre todas las cosas: la lógica que Umezz utiliza respecto al comportamiento de los niños.

La primera vez que busqué algo sobre este manga leí un comentario que nunca se me olvidará "Me dejó de gustar cuando los niños se empezaron a comportar como adultos". Empecé a leerlo con incredulidad para más tarde darme cuenta de que la persona que escribió esto probablemente tenía esa idea que odio respecto a los niños. Tendemos a pensar que los niños no saben hacer nada y que son seres indefensos. Gran error.
En el cómic los adultos se vuelven locos porque no pueden aceptar una realidad tan absurda como la que se les presenta, sin embargo la mente de los niños puede aceptar cualquier cosa mínimamente creíble Una vez en un juego que preparé para niños construí un cadáver con una pelota de futbol y una peluca. Los niños incluso jugaron al fútbol con la cabeza del "cadáver". Pero en cuanto el "cadáver" estaba tapado con una sábana y ellos tenían que pasar a su lado, aún sabiendo que era una cosa que yo había puesto ahí para el juego, se acojonaban vivos y me pedían que lo quitara de ahí. Ellos pueden convertir lo imaginario en real, asimismo en este cómic, creo que esta muy bien plasmada esta teoría, en la que en seguida aceptan que han viajado al futuro, se convierten en super héroes que tiene que sobrevivir y crean su mini-sociedad de flipados.
Probablemente si los protagonistas de esta historia fueran adultos me hubiera parecido demasiado dramatizada. Así que todo guay. Como os habéis quedado con mi teoría eh! seguro que anonadados. Vivan los niños.

Que criatura más adorable.

Después de esta chapa que acabo de soltar seguiré. Probablemente hay cosas que no encajen a mucha gente, como el final, que a mí también me parece algo flojo después de tanta aventura, pero con el resto tan brutal que tiene el cómic, no le doy demasiado importancia.
Otra cosa es el dibujo, muy retro, que a mí me encanta porque me encanta ese tipo de manga, es muy expresivo y sus atuendos son nada desdeñables y seventies. Lo cual tiene sentido porque este manga es de los 70, por eso es un clásico.


Kyaaaahhhhhh

Y por último no puedo dejar de mencionar a Kazuo Umezz, el autor, un jefe. Sé que siempre digo que todo el mundo es un jefe, pero este se lleva la corona. Para empezar es el precursor de mis mangas amados y para seguir tiene el aspecto más adorable del mundo. Todas y cada una de sus historias, por muy cortas y cutres que puedan ser, me gustan. Y muchas me dan miedo, eso tiene mucho mérito. A demás ha sido muy prolífico y ha tocado más géneros. Incluso ha tenido un grupo de música y tiene un parque de atracciones, es todo un icono. Así que entrad en su página y amadle. Me pica un ojo. Fin.

1 comentario:

  1. gasp se supone que es la onomatopeya de tragar saliva, creo

    ResponderEliminar